septiembre 20, 2014

Mil motivos o uno para Escribir

septiembre 20, 2014


Hace tiempo siento que he dejado un poco abandonado esto, es decir escribir no he dejado de hacerlo, hasta en servilletas lo hago pero publicarlo, es un poco esporádico. 

Los que escriben para el público (no para recibir palmaditas de amigos y novio y familiares) saben que es imposible gustar a todos. Otra cosa es asumirlo. 

Puede que cien lectores aplaudan, pero una crítica destructiva basta para torcer a la puerca del rabo.  Si lo sabré yo, que por eso ni me meto en embrollos ni ya en blogs colectivos.  Es un comportamiento estúpido pero sucede y te pateará el ego si dependes de eso. sin embargo, hoy sé porque con el tiempo descubrí a un escritor llamado Vonnegut que mucho tenía razón:  solo puedes seducir, besar o hacer el amor a una persona a la vez.   

Hay que escribir para esa persona real o imaginaria que siente placer con nuestras palabras quizá es pues, elegir a quien escribirle porque es elegir a quien aguardar.

Al final si esto no es como una canción, no es complacer, sino sentirte bien y escribir. Kurt Vonnegut tenía toda la pluma llena de razón y no era el único que lo pensaba, también Steinbeck y Stephen King.  Ahora bien, no sé si deba escribir mas pronto, o mas rápido o con las palabras mas largas o precisas.   Este mundo que va hoy a las prisas me demanda a veces mas tiempo, Bradbury decía incluso que hasta a las prisas y la inmediatez, uno podía ser hasta mas sincero. Yo impulsivamente he dicho "te quiero" y algún granuja se fue por delante haciéndose el listo yéndose a regalar cariño que le di porque siente que le sobra.  

Eso se ve hasta en redes sociales, gritos de desesperación o notas sin filtro llenos de directas o indirectas pero todo apelando a lo que uno siente y lo que vive la gente.  Otros autores como Steinbeck, Kerouac y Pratchett también conceden importancia a la rapidés, pero ahora mismo me he tenido que tomar algo de respiro para poder plasmar todo esto con claridad, a pesar de estar bebiendo un tinto. 

Esta noche estoy un poco revuelta con mis sentimientos pero se acompasan con el sonido del teclado y ladridos de perros a lo lejos. Ya no llueve, una gota de vino quedó manchando el piso y la resaca que me dará al despertar me acompañará.
 Asumo que un poco decepcionada me siento de mi pero, consciente de que no hay mejor decisión para algo complejo que retirarse, sin rasguños ni malestares gratuitos.  Antes de comenzar algo he decidido terminarlo sin aventurarme al que pasaría porque ya no quiero invertir en dudas. Se que uno o enreda las cosas, o empieza a intuirlas pero cuando no confías mas que en los hechos, no hay marcha atrás.    No se si Sylvia Plath, Pizarnik o alguna otra escritora del estilo haya marcado en su literatura siempre esa hermosa fatalidad, poque les sucedían terribles cosas con respecto al amor y lo plasmaban de un modo, que parecía que de ello salía a borbotones la inspiración como magia.  

Se me están yendo demasiadas cosas, menos el drama, la ridiculez y el absurdo... y seguramente nunca seré escritora...pero ahora dime Kurt Vonnegut 
¿a quién carajos le escribo?.... 
  





6 solo lo soñaron

septiembre 16, 2014

Mexican Sweet...

septiembre 16, 2014


De México aprendí que sus sabores son alegres, rústicos, elaborados y elegantes. 

Que los colores típicos son un tesoro nacional puesto en los dulces o juguetes de madera

Que la mexicanidad está en sus dichos y su picardía, en la amabilidad de su gente y su alegria hasta para reirse con todo y tus dientes de la desgracia.  Aprendi a bailar el son de la negra y a cantar el cielito lindo ataviada con una trenza a pesar de mi melena rizada, con faldas largas de colores y alegres con remates contrastando su vuelo.
Que la patria se aprende a amar desde niños aunque nos quiten después las materias de civismo, que nos distingue pedir las cosas por favor y dar las gracias y que las penas y alegrias siempre de comparten en familia.

Que las voces desentonadas se arropan bajo luces y pitotecnia con estrofas de canciones acompasadas de sonidos de guitarras, violines y trompetas que lo mismo te hará llorar o reir con sus versos maravillosos.  Lo mismo que un bolero en la voz de Pedro Infante o una ranchera de José Alfredo.  Que en algún renglón a pesar de los pesares y problemas en el mundo en otros lares hallaras un enunciado como 

"Ojalá que te vaya bonito, ojalá que se acaben tus penas"...

 Que el mal gobierno no ha podido abolirse pero en dias así se agradece afirmar que México es, una actitud que bien puede ser de color turquesa y boca color carmín para poder cantar, reir y decir lo que uno piensa.



5 solo lo soñaron

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog